De manera natural e innata, hay características del liderazgo que te vienen dadas. Desde ese paradigma, entenderás al mundo y tenderás a plantear tu estrategia de impacto y transformación. Pero con lo dado sólo llegarás a ser un gran amateur del liderazgo. Si querés llegar a un nivel profesional, deberás analizar todas las variables que lo componen, identificar cuáles son los puntos positivos a potenciar y los negativos a neutralizar.

Deberás conocer mejor tu perfil y el balance de tus aspectos estratégicos – tu capacidad de pensar -, los relacionales – tu capacidad de conectar empáticamente con los demás – y los motivacionales – tus niveles de proactividad y tu intensidad para entrar en acción. Una vez identificado como funciona tu estilo natural de liderazgo, podrás desarrollar uno mucho más potente y efectivo.

El carisma, el respeto y la admiración que generás en el otro tiene aspectos en los que te podés superar como todo lo que te has propuesto mejorar en la vida. Calibrar tu estilo en el modo de hablar, la cadencia de tu oratoria, cada palabra pronunciada, acentuada de esa manera especial, es el factor multiplicador de la energía de tu liderazgo, de tu impacto, de lo que generás y movés en el otro.

Contactate con nosotros si querés evolucionar en estos aspectos.